carlos velo psicología sospecha perro simspsons

Cinismo o gafas de la felicidad

Más leña al fuego del eterno debate sobre si el mundo te hace infeliz o eres tú mismo el que te fuerzas a serlo

Mi reflexión sobre la newsletter de Rob Henderson

Gran parte de esta entrada son extractos traducidos de la newsletter de Rob Henderson, autor al que recomiendo y sigo.

1. El cinismo de la abuela Pauline

Cuenta Rob en su newletter:

En una escena de un capítulo de la temporada 5 de Mad Men, la abuela Pauline le cuenta a su nieta Sally Draper cómo, cuando era niña, su padre le despertó un día de una siesta y le pateó duramente. Al hacer eso, su padre le dijo: “Eso es por nada, así que te cuidado”.

La abuela Pauline reconoce que no fue muy divertido pero que “era un consejo valioso”.  

Es un método de crianza que no sé si encaja entre mis recomendaciones

De esta escena, se podría entender que el padre de la abuela le quiere mostrar la aleatoriedad y peligrosidad del mundo. Era realmente un consejo valioso? ¿O sólo cinismo haciéndose pasar por sabiduría?

Parece ser que, aunque hay una creencia general de que los cínicos son más sabios, también hay investigación que sugiere que no es así1.

La gente cínica tiende a tener menos ingresos, menos nivel académico, peores resultados lingüísticos y también numéricos, y hasta menor cociente de inteligencia. Los autores concluyen que “aunque la idea de que los cínicos son más competentes está muy extendida, parece altamente irreal1.

Bajo este prisma, podemos pensar que la visión de la abuela Pauline, en realidad, no sólo no le es útil sino todo lo contrario. 

De hecho, ella recibe una influencia muy fuerte de su padre, la tiene presente muchos años después e incluso trata de seguir transmitiéndola. Esto encaja con lo que sabemos sobre estas creencias: no sólo se comparten, sino que además se perpetúan, se relacionan fuertemente con las acciones de los hijos y también con sus percepciones sobre su capacidad de actuar en el mundo2.

2. Ciencia sobre el cinismo

Sigue Rob:

Afortunadamente, un estudio reciente echa un vistazo en profundidad sobre el tema3
 
Los autores investigaron las “creencias fundamentales” (primal world beliefs) y vieron que la gente que tiende a mantener una creencia fundamental positiva piensa, en términos generales, que el mundo es un lugar seguro, bello, compasivo, que va mejorando, etc. Mientras que los que tienen creencias negativas piensan que el mundo es peligroso, feo, infeliz, feroz, que empeora, etc.

Pone algunos ejemplos de ellas como:

“Seeing the world as some amazing place often leads to disappointment, which can make you depressed and lose hope—best keep expectations low.”

Traducido: Ver el mundo como un lugar increíble a menudo dirige a decepción, lo que te hace deprimirte y perder esperanza. Es mejor mantener las expectativas bajas.

Suspicious Ned Flanders GIF - Suspicious Ned Flanders Squinting Eye GIFs

Y detalla:

(Los autores) vieron cómo los pensamientos fundamentales se relacionaban con otros factores como el éxito y satisfacción laboral, la salud, la presencia de emociones negativas, los intentos de suicidio, la satisfacción vital o la autopercepción.
 
Incluyeron 4535 sujetos en el estudio. En ellos, los pensamientos fundamentales negativos casi nunca se asociaron con resultados positivos, cosa que sí ocurrió con los pensamientos y resultados positivos.

La gente que respondió que cree que el mundo es un lugar decente tiende a conseguir mejores trabajos, estar más satisfecho en ellos e incluso tener mejor salud.

(…)

Vieron que la gente que enfoca el mundo de forma negativa o como un lugar fiero tiende a experimentar más ansiedad, más enfado y también tristeza. Tienen más probabilidad de deprimirse e incluso de plantearse o intentar suicidarse.

Y no es la única publicación científica que recoge este asunto. Adler hace una interesante revisión4 en la que incluye algunas conclusiones como que…

  • Las personas con mayor satisfacción de vida gozan de mejor salud física, mayor logro profesional, mejores relaciones sociales y hacen más contribuciones a su entorno.
  • Los optimistas tienen mejor salud física, incluyendo recuperaciones más rápidas después de cirugías, enferman con menor frecuencia, tienen menor riesgo de mortalidad y también consumen menos tabaco, alcohol y otras drogas.
  • El afecto positivo reduce los prejuicios hacia miembros de otros grupos raciales, étnicos, culturales y religiosos.spongebobrainbowofimaginationreaction GIF

El debate público es común, e incluso tan intenso como este polémico caso en el que se originó en Twitter una discusión acalorada sobre si el optimismo es una buena herramienta para luchar contra el cáncer. En el artículo que os enlazo se detalla bastante bien cómo, en este caso, tristemente hay más opiniones que evidencia.

3. Filtro positivo o filtro negativo

En el ámbito de la psicología, se ha descrito, y se suele tratar con bastante reconocimiento en general, cómo una imagen personal y sobre el mundo un poco más positiva de lo real suele ser beneficiosa para mantener la salud mental en orden5-7.

Rob lo describe así:

Incluso, como indican los investigadores, “aquellos que ven el mundo sólo como -algo- (some) positivo experimentaron en todos los casos peores resultados que aquellos que lo hicieron como -muy- positivo.»

Por supuesto, a veces hay situaciones feas, tristes, feroces y demás. Pero aun así somo capaces de coger las imágenes en su contexto y reconocer los patrones generales. Así, la frase “John es extrovertido”, ¿significa que John es entusiasta y sociable todo el tiempo sin tener nunca la necesidad de estar solo? No. Sólo significa que, en general, a John le gusta estar con gente.

Ahora cogemos la frase “el mundo es mayoritariamente seguro y bueno”. ¿Eso significa que es siempre genial y que no hay daño o peligro? No. Sólo que en términos generales el mundo es decente.

En otras palabras, que el mundo sea bueno o no, quizá no importe. Adoptar la creencia buena es probablemente útil si quieres ser querido, feliz, exitoso y demás. En general, la evidencia parece sugerir que haremos bien ignorando la oscura imagen del mundo de la abuela Pauline.

carlos velo psicologo martin seligman optimismo optimista
@carlosvelo.ps (enlace en la imagen)

En un primer momento, es muy posible acoger esta visión como totalmente cierta. Todos hemos estado con personas pesimistas o cínicas y, aunque en un primer momento pueda ser hasta divertido, su compañía se vuelve pesada o incluso molesta cuando se van sumando las horas. Esta actitud influye directamente sobre nuestras relaciones y la opinión que los demás tienen de nosotros.

Además, parece razonable, bajo el cuerpo actual de conocimientos de la psicología, que si uno tiene un filtro negativo en su percepción del mundo, al final, acaba potenciando emociones negativas y asociándolas a distintas situaciones. No suena descabellado. En definitiva, es un patrón que no tendría muy buen pronóstico sobre nuestro estado emocional.

4. Conclusiones cínicas

Mucho cuidado con exagerar este discurso y acabar concluyendo con algo así como «la depresión te la provocas tú mismo». No saquemos las cosas de quicio.

En el siguiente gráfico tomado de una magnífica revisión de revisiones aparecen los determinantes sociales y contextuales de los trastornos mentales.

No son pocos y no pesan poco.

carlos velo psicología lund factores sociales contextuales trastorno mental
Del artículo mencionado (enlace en la imagen)

La cohesión comunitaria, los sucesos climáticos, la vecindad, todo tipo de factores económicos y demográficos… Oye, que es mucho.

También puedo ofreceros esta entrada sobre el perfil laboral en la que hago una pequeña revisión de qué aspectos de tu vida limitan tu ascenso laboral, este otro post en la que hablo de cómo el dinero condiciona tu bienestar (con más detalle en el blog)… Y esta maravilla (el estudio, no mi entrada) que habla de cómo la suerte tiene mucho más peso en nuestras vidas del que nos gustaría.

Nacer en una familia acomodada, que te guste estudiar algo que justo en tu momento de adultez genere mucho dinero, entrar en el mercado laboral en un momento de bonanza económica o hacer una inversión valiente que resulte muy lucrativa pueden ser perfectos ejemplos de eventos de suerte. Y no todos tenemos la misma probabilidad de toparnos con ella.

carlos velo psicología dinero suerte bienestar
@carlosvelo.ps (enlace en la imagen)

Esa suerte, o situaciones multifactoriales que tienen más cosas fuera de nuestro control que dentro de él, resulta que son clave para nuestras vidas

Unas condiciones malas aprietan nuestro filtro hacia el lado negativo, y unas condiciones buenas hacen lo contrario: ¿Los pacientes se recuperan más rápido por ser optimistas? ¿O es que una recuperación más rápida les facilita sentirse positivamente?

¿Las personas consiguen mejor salario y satisfacción laboral por su positiva visión del mundo y genial estado de ánimo? ¿O el hecho de que puedan acceder a esos trabajos y vayan teniendo suerte en sus carreras mejora todo su estado emocional?

Cuidado con estos estudios que relacionan actitud y resultados. En ellos se suelen recoger datos en un momento determinado, y con ello ver qué coincide con qué… Y poco más. Las conclusiones sobre causas y consecuencias suelen ser muuuuuucho más complicadas.

De hecho, sumando hacia el lado cínico, en mi referencia de la investigación sobre la suerte, los propios autores indican cómo, normalmente, la gente exitosa tiende a sobredimensionar su mérito sobre sus resultados.8

Julio sobrevalorando su el éxito con las mujeres. Aquí os cuento por qué eso de ligar tiene menos de habilidad de lo que se suele creer.

Así que cuidado, que no es oro todo lo que reluce. Probablemente el filtro bonito sea positivo para tu estado emocional. Seguramente no suficiente.

La ciencia moderna no tiene todavía modelos suficientemente desarrollados para categorizarnos a todos con mucha precisión de una forma tan complicada. Hay que mirar cada caso con atención.

Desconfía de las conclusiones tajantes. 

Y buena suerte.

5. Referencias

  1. Stavrova, O., & Ehlebracht, D. (2019). The cynical genius illusion: Exploring and debunking lay beliefs about cynicism and competence. Personality & Social Psychology Bulletin45(2), 254–269. 
  2. Haimovitz, K., & Dweck, C. S. (2016). What predicts children’s fixed and growth intelligence mind-sets? Not their parents’ views of intelligence but their parents’ views of failure. Psychological Science, 27(6), 859–869.
  3. Clifton, J. D. W., & Meindl, P. (2022). Parents think—incorrectly—that teaching their children that the world is a bad place is likely best for them. The Journal of Positive Psychology17(2), 182–197.
  4. Adler, A. «Educación positiva: Educando para el éxito académico y para la vida plena. Papeles del Psicólogo (2017) Vol. 38 (1), pp. 50-57.
  5. Xu, Z. X., Ma, H. K., Wang, Y., & Li, J. (2019). Maybe I am not as moral as I thought: Calibrating moral identity after immoral action. Current Psychology (New Brunswick, N.J.), 38(5), 1347–1354.
  6. Sharot, T. (2011). The optimism bias. Current biology21(23), R941-R945.
  7. Dricu, M., Kress, L., & Aue, T. (2020). The neurophysiological basis of optimism bias. In Cognitive biases in health and psychiatric disorders (pp. 41-70). Academic Press.
  8. Pluchino, A., Biondo, A. E., & Rapisarda, A. (2018). Talent versus luck: The role of randomness in success and failure. Advances in Complex systems21(03n04), 1850014.

Deja una respuesta